Archivo | julio, 2010

Noticia

29 Jul

Por si no quedó claro que a Maradona lo fueron de la selección, el sitio ABC de España lo explica clarito

como si la nota la hubiera escrito un tal Feinmann en colaboración con un tal Elio.

Anuncios
Imagen

Nos vemos, che

27 Jul

Esa mujer

26 Jul

“Mientras sé que ya no me interesa, y que justamente no moveré un dedo, ni siquiera en un mapa, la voz del coronel me alcanza como una revelación.
­Es mía -dice simplemente­. Esa mujer es mía.”

 Rodolfo Walsh

Spanish Movie, consecuencias del cine exitoso

18 Jul
La película en cuestión se estrenó en España en diciembre pasado.  Al no ser del público especializado en cine ni mucho menos, me topé con esta cinta al buscar en wikipedia nuevas o próximas producciones de Alex de La Iglesia.  Por estas cosas cotidianas hoy en día, del hipertexto, llegué a la descripción de lo que consideré en un principio como algo interesante de ver.
Como segundo dato para decidir bajarla, vino el conocimiento de un cameo especial del señor Leslie Nielsen.
La película es una Scary Movie española, en la que se parodian algunos éxitos reutilantes del cine del país ahora campón del mundo.  Con momentos muy graciosos que dan toques distintos a las de este estilo norteamericanas, y momentos casi calcados en donde el intento de humor no causa gracia.
Para reír con películas españolas no era necesario encontrar una parodia de este estilo, en donde la holywoodización del cine llega a un límite complicado.  Sin embargo, puede que no todos disfruten en demasía de Torrente o Muertos de Risa, por cual tampoco desentona a la hora de encontrar una punta para adentrarse a este tipo de películas.
Imperdibles los momentos de parodia a El Orfanato y sobre todo la actuación de Carlos Areces en su homenaje a Javier Bardem, tanto en Mar Adentro como en No Country for Old Man.  Otro sitio para encontrar a este actor es buscar la serie Plutón BRB Nero, que dirigió el propio Alex de la Iglesia para TVE hace dos años.
Para finalizar, el Trailer

matrimonio gay: no le preguntes a Hanglin

13 Jul
Con el tema del debate por el matrimonio homosexual, en alguno de los programas del fin de semana, Osvaldo Bazán retrucaba una pregunta de un tipo sentado a la derecha de Cinthia Hotton.  El hombre, del cual no tengo más datos que el dado (que pinta bastante de lo que es su discurso) respondía a Bazán que “preguntele a Rolando Hanglin”.
Además de machacar todos los días con mensajes de oyentes que (oh, casualidad) siempre son en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, en una columna del día 8 de junio, Rolando Hanglin afirmó que: 

“Quisiera agregar, en mi condición de ateo, librepensador, nudista y hippie viejo, que a nuestro país, hoy por hoy, no le vendría mal un poco de orden y mesura.”

En el marco de la Democracia, en que todos expresan su opinión, este tema parece haber despertado pasiones inexplicables, de pronto se despertaron montón de rabias y odios escondidos bajo la alfombra, el deseo ese de hacer que los demás hagan lo que uno quiere que hagan.  Por el lado de ciertos comunicadores pasó de ser una expresión de deseo o una simple manifestación de la opinión, a una constante repeticiónd e “esto está mal y no hay nada que discutir” y una vez más nos vemos envueltos en discursos que habland e “lo correcto”, “lo natural” o el mantener una estructura social creada para sobrellevar el ya conocido malestar de vivir en una cultura.
Pareciera que para Hanglin, el hecho que haya un matrimonio homosexual es algo antinatural, como no lo es el hecho de contratar un vientre para tener un hijo.  Orden sería impedir conceptos antinaturales, lo natural es que un hombre y su pareja mujer tengan un hijo como Dios manda, o como es normal y natural, ¿o no, Hanglin?  Tal vez el temor sea que un homosexual pueda llegar a adoptar de manera legal y luego escribir un libro al respecto.
Pero no hay que negar que el punto final de su conclusión es cierta.  No vendría nada mal en nuestro país un poco, al menos un poco, de orden y mesura.  Para evitar imágenes como la siguiente:

 

 Lani pidiendo mesura

Misma cara, distinto gesto, ambos dibujados

6 Jul

Aquellos llantos

4 Jul
Frente al televisor Sansei estaba con mi viejo y mis hermanos.  Tenía 9 años y estaba triste, devastado.  Ya había estado llorando cuando perdíamos 1 a 0 con Italia hasta el gol de Caniggia.  Pero ahora no lo hacía, estaba triste.  Hasta que apreció esa imagen y largué, el llanto casi incontrolable. Me fui a llorar a mi pieza, contra la almohada.
 En la primera bandeja de la cancha de Boca, el lujo había sido ver tamaños jugadores ahí nomás, casi escuchar sus gritos, sus reclamos al piojo López para que picara a buscar una descarga.  Ese momento de discurso, esa frase cargada de espontaneidad y culpa.  Como un cierre a una etapa de una generación.  No pude evitarlo.

Con la lógica amargura, una mejor calidad de televización.  Triste, algo decepcionado, con bronca, pero menos que la de 4 años atrás.  Alguna lágrima rebelde, de esas que ya pensé no tener, cayó por sobre mi mejilla.  Mi sobrino, de 12 años, lloraba en su cama, contra la almohada. 


Acción de quiebre: De repente escuché el llanto de mi otro sobirno, de 4 años.  Bajaba por la escalera, con un lamento algo más agitado.  “Mi papa no me quere ieva a la plaza”.  Qué mejor para volver al mundo que un motivo para llorar que puede ser remediado.