Archivo | agosto, 2008

De qué depende la constancia

31 Ago
Me cuesta escribir, muchas veces, cada vez más, como que no tengo ese tiempo, esos minutos, esas ganas o ese momento necesario en que algo ronda por la cabeza y encuentra la salida de ese laberinto mentiroso y sin tanta vuelta. Lo que a veces me he puesto a pensar, es que tal vez falta ese motor que mueve las manos, los dedos sobre el teclado. La motivación puede mutar de mil maneras, en los momentos en que más he escrito no estuve bien, estaba metido en un pocito con un poco de agua. Entonces me di cuenta que cuando estoy contento o tranquilo, suelo no escribir, o no encontrar dentro de mí esa motivación. Y noté que si no escribo suelo estar contento. En este caso lo que me movió a apenas introducir algunas líneas, no es una tristeza, puesto que todavía rondan en mi sonrisa esos momentos de sábado y sábanas. Sin embargo es un motorcito a doble pilas triple A, es ver que en el costado izquierdo del blog el número de entradas no bajó de un mes a otro. Y tal vez así encuentre, de nuevo, esa constancia que en algún momento tuve, sin necesidad de buscar una tristeza que hace tiempo quedó bastante lejos.
Anuncios

El Aguante por Charly

27 Ago
Si, podemos no quererlo, podemos cuestionar todos esos escándalos mediáticos, esa locura a flor de piel que nos parece fruto de todo lo que no quisiéramos tener, nos puede dar rabia incluso esa cara tajeada de arrugas mezclada con actitudes adolescentes inexplicables e intolerantes. Podemos temer la idea de encontrarlo en una calle, en una librería y saludarlo, porque tal vez nos quiere intentar cagar a trompadas. Nos puede parecer extraño, raro, extravagante y un mal ejemplo para los chicos. Podemos endiosarlo, podemos destacar esa manera única de tocar el piano, admirar esos dedos calavéricos que tomaron la postura de la práctica rusa en las teclas. Podemos tenerle pena, desearle lo mejor simplemente porque nos vemos venir los homenajes insoportables en ciertos programas que nunca lo quisieron, o esperar que se recupere porque se merece volver a ser lo que era, lo que supo ser o incluso lo que es.

Pero nadie en todo este país, puede negar que sabe, canta, tararea, silba, acompaña, se emociona, ríe, o relaciona cualquier momento de su vida personal, social, deportiva o lo que sea, con una canción suya. Y ese sigue siendo motivo suficiente para, al final, dejarlo en paz, y disfrutarlo así, tal cual es.

La Nada

25 Ago
Los Floggers van por la televisión, hablan, son entrevistados, bailan, todo sin absolutamente nada que decir, sin nada que aportar más el fenómeno de ser una moda freak, que resultan más simpáticos que los nerds porque tienen una estética más televisiva y a las marcas eso les viene bien, claro. Empeñadas en buscar siempre a ese cerebro adolescente tan moldeable a los intereses, toman un estandarte más que vacío. Por esos lugares aparece Cumbio, una cosa totalmente asexual que parece no darse cuenta que es visto/a como una rareza, como un engendro que es concebido en la misma máquina, no representa rebeldía ni ideales ni contracultura, sino que es el hijo predilecto de lo que se ha venido gestando desde hace años, el vaciamiento neuronal tan evidente. La deformación del ideoma, como diría Minguito, el no compromiso con nada, frascos vacíos por completo, la nada misma. Un amigo me marcaba “dentro de unos años, vamos a recordar a los de Gran Hermano, el Bar y demás reallitys, diciendo que por lo menos ellos hacían un casting para ser famosos”.

Chapter 27

18 Ago

En el secundario uno generalmente detesta que le impongan libros para leer y dar una reseña en clase. Recuerdo que un sentimiento igual se me generó cuando la profesora sacó el libro “El guardián entre el centeno” de Salinger. De pronto, como si nada, nos dijo que era el libro en el que se había inspirado el asesino de John Lennon. A mí me basó ese empujoncito para leerlo con mayor dedicación. Encontré un buen libro, el cual hoy en día sigo hojeando cuando lo encuentro por rincones de la pieza, corrido de lugar por los siempre simpáticos duendes que me desorganizan el lugar.

Hay películas que me gusta ver en determinado estado de ánimo. Si estoy combativo o con ganas de golpear a alguien, al contrario de lo normal, me gusta ver por ejemplo Pulp Fiction o Taxi Driver. como maneras de exorcizar un poco todo eso. En momentos en los que no sé por dónde arrancar, cuando siento que todo el futuro que podría tener pseudo armado, se me cae como si estuviera conformado por naipes, a veces tengo el temor conciente de quebrar como algún psicótico. De repente me encuentro con Chapter 27, la película que narra llos días previos de Mark David Chapman antes de asesinar a Lennon Lennon, y me encuentro a mí mismo en un nivel de locura que no llega ni a gancho a ser un 0.2% de lo de ese muchacho.

Uno no puede saber si la historia fue tal cual la película, pero buceando por la web uno encuentra que se ha intentado cierto rechazo a la cinta por una presunta humanización del personaje, que desde hace más de 25 años cuenta con el odio de todos aquellos que lloraron cuando murió el ex beatle (lo cual hace una cifra considerable, sobre todo a la hora de encontrarlos en una calle manifestando su odio haca uno). En este caso al verla, salvando las tremendas y enormes distancias, me pasó lo mismo que al ver la caída. Hablaban de una humanización de Hitler que no es tal, del mismo modo pasa con Chapter 27. El mambo del tipo está claro, no se intenta suavizar lo salvaje del hecho, sino que se suma más a ello, se hace mucho más tangile, acerca esa locura a lo terrenal pero sin tener piedad para con ellos.

El actor de es Jared Leto, un tipo del cual conozco poco, sé que es el cantante del grupo 30 seconds to Mars y no mucho más, pero hace un papel bárbaro, más allá de haber engordado 30 kilos. Desentona como chupete en otros lugares que no sea la boca, Lindsay Lohan, que parece aportar solamente a ese intento de polémica que comienza con el hecho de que el papel de John Lennon sea interpretado por Mark Lindsay Chapman

No sé ustedes…

14 Ago

… pero con tanto caso de muerte mafiosa y demás, se me hace que falta Enrique Sdrech para insistirle a Santo Biasatti que se esclarezcan los crímenes.

Dos clientes

11 Ago
Situación 1 -Lugar: Librería

Cliente:- Hola, qué tal, te hago una consulta porque estuve buscando y no encuentro, ¿tenés el libro Ficciones?

Vendedor púber: -¿Es una novela?

Ciente: -(Apenas sorprendido) No, es un libro de cuentos, me fijé en la sección de cuentos pero no está…

Vendedor: -¿Quién es el autor?

Cliente: -Es de Borges

Vendedor: -Borges…. Borges… ¿Te fijaste en autores latinoamericanos?

Cliente: -Ah ¿Puede estar ahí?

Vendedor: -Si, vamos… (Luego de varios minutos obsrvando atentamente los estantes) Mmhhh, no, no está. ¿Este autor es argentino?

Cliente: -(Horrorizado) Estee… sí… bueno, no, en realidad es africano, pero dejá, mejor lo busco en el Parque Rivadavia.

Situación 2 – Lugar: Sucursal bancaria con grandes tarjetas

Cliente: -Buenas, vengo a confirmar la apertura de una caja de ahorro

Empleada Bancaria: -Sí, como no. Le ofrecemos también una tarjeta de crédito.

Cliente: -Sí, pero no me interesa

EB: -Ah… pero es gratis.

Cliente: -¿No hay que pagar el mantenimiento?

EB: -Sí, pero son vein… nada.

Cliente: -Está bien, pero por ahora no me interesa, gracias

EB: -Pero… tiene convenios con universidades.

Cliente: -Sí, pero yo hago un terciario.

EB: -Pero es lo mismo

Cliente: -Está bien, te agradezco, pero por ahora no me interesa, ya poseo tarjeta.

EB: -Pero esta tiene más beneficios que otras

Cliente: -Sí, la conozco, pero gracias, no me interesa, sólo quiero abrir la caja de ahorro, gracias, muchas, en serio.

EB: -Pero mirá que te la damos gratis ahora, la tenés y la usás.

Cliente:- No, todo bien, mirá, si después la quiero te prometo que la saco, ¿dale?

EB: -Pero después no se puede

Cliente: -¿Cómo que no se puede? ¿Por qué no se puede? ¿Explota?

EB: -No, pero te vamos a pedir de todo.

Cliente: -¿Ya teniendo una cuenta me van a pedir más cosas?

EB: -Y… sí.

liente: -Uhh… bueno, no te preocupes, después la consigo en el Parque Rivadavia.